MICROFILTRACIÓN

 

 

Gracias a décadas de experiencia y colaboración con muchos de nuestros clientes, proponemos plantas de Microfiltración para el tratamiento de las aguas para uso industrial y específicamente para la industria láctea.
En particular, nuestros sistemas pueden tratar:

  • Suero (estabilización microbiológica). Para la reducción de los varios microorganismos indeseables (principalmente esporas, bacterias, levaduras), el suero viene tratado con membranas cerámicas especiales para la reducción de los microorganismos presentes. Los niveles de abatimiento que se logran van desde 104 hasta 106, dependiendo del tipo de microorganismos y sus concentraciones. La “estabilización” con membranas se realiza a 40/50°C y, con respecto a la pasteurización rápida (72°C), tiene la ventaja de no desnaturalizar las proteínas. Aunque a veces es necesario, sin embargo a un proceso de pasteurización siguiente, el uso de membranas cerámicas se utiliza para la producción de Derivados del suero ​​para uso humano.

  • Leche ESL (Extended Shelf Life). La leche desnatada viene microfiltrada con membranas cerámicas especiales para la reducción de microorganismos no deseados (esporas, bacterias, levaduras). Los niveles de abatimiento que se logran que van desde 104 hasta 106, dependiendo del tipo de microorganismos y sus concentraciones. También en este caso la duración del producto mejora notablemente.

  • Salmuera (purificación en continuo). La salmuera en la que están inmersos los quesos, se regenera continuamente a través del proceso de Microfiltración/Ultrafiltración. La salmuera es enviada a la línea de UF/MF y el 96-98% de ella (filtrada) es reintroducida purificada en la tina de inmersión. El Retenido (formado por sustancias que, si no se eliminan en tiempo, llevan a la degradación progresiva de la salmuera) viene descargado. La elección de la Microfiltración antes que la Ultrafiltración, depende de las necesidades de producción de la queseria.

  • Agua de pozo (purificación). Con la Microfiltración se puede purificar el agua de pozo utilizada para el lavado y los enjuagues de los equipos. El proceso tiene la capacidad de reducir drásticamente los contaminantes microbiológicos tales como bacterias (incluyendo las de los géneros Pseudomonas o Escherichia), virus, levaduras, hongos, mohos, algas. El proceso de purificación del agua también se puede realizar con instalaciones de Ultrafiltración: la elección de una o de la técnica depende mucho del tipo de agua disponible y de las necesidades de la industria láctea.

  • Agua de mozzarella (purificación en continuo). El agua de inmersión de las mozzarellas se contamina con el tiempo y requiere una recarga frecuente, en grandes cantidades. Si no se reliza esta recarga, se encuentra el riesgo de crecimiento de microorganismos (ej.: familia Pseudomonas). Estos microorganismos, que se encuentran a menudo en el agua de pozo, pueden dar lugar a fenómenos indeseables de coloración azul o rosa en la superficie de las mozzarellas. Los procesos de Microfiltración/Ultrafiltración permiten de eliminar en continuo dichos microorganismos y de ahorrar grandes cantidades de agua. La elección de la Microfiltración antes que de la Ultrafiltración, depende de las necesidades de la queseria, del tipo de microorganismos y de sus concentraciones.