BACTOFUGADORAS

 

 

Las centrífugas REDA de la serie RE-B están estudiadas específicamente para la reducción de la carga de esporas y bacterias en la leche cruda.

 

 

Los beneficios de este tratamiento son variados:

 

restablecer la calidad del producto en caso de condiciones ambientales desfavorables (ordeño, logística, etc).

 

mejorar la duración del producto en el mercado.

 

mejorar la calidad bacteriológica de la leche utilizada para la producción de quesos, yogur, leche en polvo y suero.

 

reducción del tratamiento térmico en las siguientes etapas de procesamiento.

 

 

Durante la separación de las bacterias, la leche también viene separada de cualquier posible suciedad o partes extrañas. El proceso de eliminación de los microorganismos puede realizarse con el sistema tradicional (sin recirculación) o con el sistema de dos fases (con recirculación). Por supuesto, la eficacia de la eliminación de las bacterias depende en gran medida de las características del producto. Estas centrífugas se pueden colocar antes o después de una descremadora, pero en cualquier caso, para tener el nivel más alto de separación de las bacterias, la temperatura del producto no debe ser inferior a 55°C. Por lo tanto, la colocación más natural es en una línea de pasteurización o de esterilización. La alimentación del producto pasa a través de un dispositivo especial puesto a la entrada, lo cual asegura una alimentación suave en la máquina y permite que el producto logre la alta velocidad a la que se produce la separación, sin ruptura de los glóbulos de grasa.

 

La amplia superficie de trabajo, la muy alta velocidad de rotación del tambor y la expulsión extremadamente rápida de los lodos, garantizan una gran eficiencia en la limpieza del producto y una alta eliminación de las bacterias y esporas.

 

La gama de estas centrífugas va de un mínimo de 5.000 hasta un máximo de 35.000 L/h.

 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now